El cine que todos queremos, aquellas películas que hablan en pro del cuidado de los animalitos y, el grado de fidelidad y amor que va más allá de los limites conocidos por los humanos.

Hoy te quiero hablar de la película: Arthur the King, o Arthur: Una amistad sin Límites, para Hispanoamérica.  Esta historia de drama y aventura, con ese infaltable toque de la reflexión que genera toda producción de temática deportiva.

Este film, fue dirigijo por Simon Cellan Jones, escrita por Michael Brandt y protagonizada por Mark Wahlberg (Ted), Simu Liu (Barbie) y Juliet Rylance (La razón de estar contigo). Basada en la historia y libro de no ficción de Arthur – The Dog Who Crossed the Jungle to Find a Home de Mikael Lindnord.

¿De que va la película? 

Mikael Lindnord (si el que escribió el libro) es un capitán de equipo de carreras totalmente frustrado, este se hace amigo de un lomito callejero durante la competencia más importante de su vida. Tras ver la resistencia y fortaleza del perrito, lo nombra Arthur, quien acompañará al equipo en una carrera de resistencia de más de 700 kilómetros a través de Republica Dominicana. Lionsgate estrenó la película el 22 de marzo de 2024.

Nuestra michesca opinión y evaluación. (No damos spoilers)

¡La hemos disfrutado por montones! Mami Karen la fue a ver con abuelita el 10 de mayo y aunque ambas sabían que esta película, tocaría fibras sensibles como las películas que toman a un perrito como protagonista, ha sido una verdadera maravilla ver el desarrollo de la historia y del personaje principal humano, Mikael.  

Es una producción que todo aquel amante de las historias de motivación, lomitos y animalitos, disfrutará y saldrá con una amplia sonrisa. Incluso puede que te motives a ir más allá de tus limites, porque si un lomito callejero, que ha vivido maltratos y quien sabe que tanta tragedia más, pudo ir más allá de lo increíble, entonces ¿Por qué nosotros no?

Además, es una narrativa, que, aunque no lo creas, te devuelve un poco la fe en la humanidad, te hará sentir bien, no solo es una historia de un peyito deportista, es también una peli que te inspira resiliencia, empatía, el amor por la vida, respeto por los seres sintientes y el verdadero trabajo en equipo.

Como dato curioso, como te mencionamos, esta historia no es ficción, y si bien, es cierto que hubo una carrera de ardua supervivencia, esta no tuvo lugar en República Dominicana, en realidad fue en Ecuador, hecho que ha impactado (y molestado) a varios espectadores ecuatorianos que ya han visto esta película.

No queremos dar spoilers, pero te recomendamos que una vez que veas la película te des una vuelta a Fundación Arthur Ecuador.

Platícanos si ya la viste y que te pareció.