¿Te encontraste con una camada de gatitos bebés? O tal vez has pensado en adoptar un michito huérfano que ha perdido a su madre, tal vez solo tienes curiosidad de saber más sobre estos infantes michescos que según Mami Karen, son extremadamente adorables.

Hoy en el día del niñ@, vengo a contarte mi experiencia personal siendo tío de un molesto michito bebé llamado Ivar y unos datos curiosos que harán que revientes de ternura (al menos eso dice mi Karen).

En mi experiencia, cuando llego el bebéchi Ivar ¡fue horrible amichis! Era un mocoso de dos meses de edad, que vino a ocupar espacio en mi casa, además, todo el tiempo quería usar mis juguetes con su “Papá Rayito” y, por si fuera poco, acaparando la atención de mi Mami Karen.

Bebéchi feliz con su papá Rayito

No se imaginan que molesto fue para mi como gato adulto, conocer a esa bola de pelo quejosa, ya que, no todos los gatos que están en la adultez, tienen instintos paternos o maternos con los cachorros huérfanos, así que, si estás pensando en adoptar un bebé michito para que sea el compañero de un michi adulto, primero asegúrate de que el carácter de tu gato es amigable o con potencial de adaptabilidad.

Aunado a esto, antes de adoptar, recuerda que un michito bebé, requiere vigilancia constante hasta que cumpla al menos, 4 meses de edad, por lo tanto, antes de embarcarte en la bonita aventura de criar a un michi mocoso bebé, chécate los siguientes datos:

  • Nacen muy indefensos y con cara tierna.

Los gatos recién nacidos, vienen al mundo sordos y no abren los ojos durante sus dos primeras semanas de vida. Esto hace que dependan completamente de su madre para sobrevivir, además como están todos ñangos, no son capaces de regular su temperatura, por lo cual si estás cuidando a un michito bebé asegúrate de que siempre este calientito ya sea con una cobijita o un nidito adecuado, si cuentas con un calentador, checa que la temperatura este entre los 29 y 32 grados.

Bebéchi con su cara de mocoso durmiente
  • No pueden hacer del baño, así que debes darles masajito.

Los pobrecitos mocositos, necesitan ayuda para orinar y defecar, de lo contrario podrían estreñirse y sentir mucho dolor. Es por eso que su madre durante los primeros meses se asegura de lamer su pancita y zona genital para que su cachorro haga sus necesidades con normalidad.

Cuando llego bebéchi, recuerdo que Mami Karen nos dijo que el niño se había estreñido, probablemente del estrés, así que, le daba masajitos con su mano para que fuera al baño con normalidad. Y funcionó amichis, a partir de ese momento, constantemente le daba masajitos en su panza para estimularlo.

Esto no solo ayudo a que el bebéchi pudiera tener un buen crecimiento, también fortaleció los lazos con nuestra Karen y comenzó a verla como su madre ¡Les digo que es un aprovechado indecente!

Bebéchi con su Papá Rayito
  • Para alimentarlo colócalo como si fuera a tomar leche directo de su madre.

Es muy importante que si estas cuidando a un gatito bebé, los lleves al veterinario para corroborar que todo esté bien, asimismo, el podrá darte las pautas de alimentación, junto con la recomendación horaria.

Generalmente durante la primera semana los cachorros se alimentan cada dos o cuatro horas, incluidas las noches y madrugadas, adicional, el veterinario podrá decirte la temperatura más adecuada para darle su leche, que generalmente oscila entre los 36 – 38 grados.  

Por otro lado, a partir de los 2 – 3 meses, los michitos pueden comenzar a probar las croquetas, para esto asegúrate que el porcentaje de proteína sea mayor al 35%. Cuando llego mi sobrinito Ivar, arribó como todo un mutante comelón y le encantaban las croquetas, no le costo adaptarse a su sabor y consistencia.

De hecho, Mami Karen cree que gracias a su buena alimentación, que recibió de cachorro es como ahora es gato gigante de más de 70 cm de largo y 6.5 kilogramos de peso, incluso siempre nos dicen que lo llevemos a las competencias de gatos; disque está muy fuerte y guapo. (Yo no le veo nada de “atractivo”, para mi sigue siendo el mocoso que un día se lleno de caca por no saber ir al arenero, jiji).

Bebéchi recien bañado después de llenarse de 💩

Un dato curioso, es que al bebéchi, hace poco le hicieron unos análisis de sangre porque iba a ayudar a un gatito que necesitaba un donador y le dijeron que era uno de los gatos más sanos y fuertes que habían visto en mucho tiempo, como si estuviera blindado. He ahí la importancia de una buena alimentación desde cachorros para fortalecer las defensas durante su etapa adulta.

  • Ayudan a suprimir los pensamientos negativos.

Ahora hablemos de los beneficios de un gatito bebé, debido a que necesitan tantos cuidados y constante vigilia, los michitos cachorros, son los compañeros perfectos para combatir la ansiedad, estrés e incluso depresión.

Piensa que un bebé sin su mami gatuna, necesita de ti, probablemente esta más temeroso que tú. Él está ante un mundo que no entiende y no conoce, tu eres la única persona que lo puede ayudar a sobrevivir y que le puede enseñar que es el amor.  

Con tanto por hacer como alimentarlo a las horas que le corresponde, darle sus masajitos para que vaya al baño, tener momentos de esparcimiento con él, créeme que no tendrás tiempo de volver a esos pensamientos negativos que a veces tanto nos atormentan.

Bebéchi y yo ❤️

Cuéntanos, ¿has cuidado a un michito bebé? ¿Te animarías a adoptar?

PD: ¡Feliz día del niñ@! También para todos esos michitos bebés como mi bebéchi que a pesar de sacarme bigotes verdes, lo quiero mucho.