Queridos amichis lo prometido es deuda, ¿recuerdan que en mi artículo anterior les hable de la rana de tres patas que es utilizada para conseguir abundancia? hoy les quiero dar a conocer su hermosa leyenda.

Es muy utilizada en el Feng Shui debido a su gran poder para atraer la abundancia te preguntarás ¿De qué forma? La respuesta es: “haciendo que el Chi se mueva”; en la cultura China es muy apreciada y su historia nos enseña el verdadero valor de la riqueza.

La historia comienza con un niñito que llevaba por nombre Lie Pian, era un niño pobre pero feliz, travieso y juguetón. Se encontraba jugando a la orilla de un lago cuando vio a una rana algo gordita, que tomaba el sol sobre una roca y le aventó una piedra, la pobre ranita salió lastimada de una de sus patas traseras. (Amichis favor de no hacer nunca esto, con ningún animalito).

Lie Pian al ver lo que había ocasionado con su acción, se sintió muy mal consigo mismo y con la ranita, regresó a su casa, por la noche no podía dormir pensando en lo que había hecho así que decidió regresar al día siguiente al lugar en donde había visto a la rana.

Por la mañana fue al lugar y colocó algunos insectos para atraer a la ranita y la esperó por algunas horas, pero la ranita no apareció.

Acudió al lugar por días y no dejo de hacerlo hasta que la ranita se hizo presente, se alegró de verla y se disculpó con ella, pero vio que solo tenía tres patas, lo cual le dolió mucho ya que por su culpa la ranita quedó así.  Él le prometió ser su amigo y acudir a compartir historias y alimentarla. Así pasaron los años, Lie Pian creció, se casó y tuvo hijos.

Cierto día, uno de los hijos de Lie Pian se enfermó de gravedad, él no tenía para pagar un tratamiento que le salvara la vida. Una noche el pequeño se encontraba agonizando y se escuchó un fuerte croar afuera de la casa, era la ranita de tres patas, su amiga, ella acudió para ayudarlos, le entregó a Lie Pian una moneda de oro para que pudiera comprar los medicamentos y salvar a su hijo.

A partir de ese día Lie Pian y su familia tuvieron felicidad y abundancia por cuatro generaciones, la ranita le llevaba monedas que el colocaba en un jarrón para el ahorro y solo las utilizaba en emergencias, así que su familia podía tener estabilidad económica.

Se cuenta que la rana tenía un bulto en el lugar donde debía estar su cuarta pata, pero que una vez que dejaba las monedas en el hogar de Lie Pian, ese bulto se reducía.

Queridos amichis esta es mi reflexión, la historia de la ranita nos enseña que no todos somos perfectos, que cometemos errores, por una mala decisión podemos afectar o dañar a otros o salir incluso lastimados, no solo físicamente sino internamente, todos podemos equivocarnos amigos eso es de humanos, lo importante amichis es el aprendizaje , es el lado bueno que tomamos de cada experiencia, si nosotros cambiamos lo que está mal, si nosotros ofrecemos una disculpa de corazón y sincera o con nuestras acciones demostramos nuestro amor y compromiso hacia los demás, todo será recompensado.

Toda buena acción es recompensada cuando lo haces de corazón, sin esperar nada, eso es abundancia, eso es riqueza, no el oro, si no la paz y la tranquilidad de saber que hicimos lo correcto y que enmendamos nuestros errores.

Me despido enviándoles un abrazo lleno de abundante Michi-Chi y espero sus comentarios, ¿Qué les pareció la historia? ¿Qué reflexión obtienes de ella?