Estoy segura de no equivocarme cuando digo que esta es la era de los michis, de un brinco, han pasado de ser las “mascotas” menos cotizadas por su supuesto desapego con el humano, a ser no solo los favoritos de miles, también iconos culturales y fuente de inspiración. Con ello surge una tendencia cada vez más marcada hacia el respeto y la comprensión de su naturaleza y ahora, hoy todos queremos ser Karens. En este contexto, la creación de una marca de accesorios para animales de compañía, especialmente michitos no solo se convierte en un negocio, sino en un compromiso con la esencia felina y el amor hacia estos misteriosos compañeros de vida.

En mi historia particular, como Alicia en el País de las Maravillas, me encantaba pensar en  michitos y perritos vestiditos, pero no voy a negar que siempre surgía en conflicto ético de respetar su naturaleza y no humanizar. Situación que con las prendas existentes en el mercado hasta ese momento realmente no ocurría, mis michis se petrificaban si me atrevía a ponerles un suéter y se dejaban caer como costal de papas, dándome oportunidad únicamente de una foto mal tomada, para liberarlos del suplicio rápidamente.

Comencé a pensar en que no había accesorios que los hicieran lucir como en mis caricaturescas fantasías sin sacrificar su comodidad. Fue así que surgió Dpatitas. Desde el primer momento de concepción de mi marca, tuve muy claro que quería ir más allá de la mera comercialización de productos para gatos. Me propuse crear una línea de accesorios que no solo fueran estéticamente atractivos y únicos, sino que también respetaran y se adaptaran a la naturaleza y comportamiento de nuestros amigos felinos.

Uno de los principales desafíos fue encontrar el equilibrio entre el diseño y la funcionalidad, manteniendo siempre presente el bienestar y confort de los gatos. Cada colección es cuidadosamente diseñada para permitir la libertad de movimiento, garantizando así que los gatos se sientan cómodos y estén seguros al usar nuestros accesorios.

Además, me propuse utilizar materiales respetuosos con el medio ambiente en la fabricación de nuestros productos. Siempre prefiero fibras naturales y ecológicas, y en ocasiones, ya sea de manera parcial o total, reutilizamos materiales con la finalidad de disminuir la huella ecológica que la industria textil deja.

Pero más allá de la estética y los materiales, nuestra marca se fundamenta en el profundo respeto y amor por los gatos. Cada diseño, cada producto, lleva consigo el cariño y la admiración que siento hacia estos seres tan especiales. Kiki, Rito y Hongo (mis michis), me ayudan siendo mi inspiración y ayudándome a entender con su comportamiento, sus necesidades, y traducir ese conocimiento en accesorios que mejoren su calidad de vida y fortalezcan el vínculo entre gato y sus karens.

El proceso de crear una marca de accesorios para gatos, en un tiempo en el que el amor por estos animales se ha convertido en un verdadero culto ha sido, sin duda, un viaje lleno de aprendizajes y satisfacciones. Me he encontrado con una comunidad apasionada y comprometida, ávida de productos que reflejen su amor por los felinos y que al mismo tiempo respeten su naturaleza, así como de contenido que les enseñe a ser mejores karens, para sus michis y porqué no, crear un espacio para presumirlos con el mundo, admirar su belleza y hablar del inmenso amor que tenemos por ellos y las innumerables razones por las que veneramos a los michitos, sin ser juzgados por ello.

A medida que Dpatitas crece, mi compromiso con los gatos y con el planeta se fortalece. Seguimos trabajando para ofrecer productos innovadores, sostenibles y de calidad que satisfagan las necesidades de nuestros amigos felinos y que, al mismo tiempo, contribuyan a la preservación del medio ambiente. Porque creemos que el amor por los gatos va de la mano con el amor por la naturaleza que todos compartimos.