Queridos amichis espero que el universo los esté tratando bien y que ustedes también lo traten bien; como recordarán en mis artículos anteriores hemos hablado de cada área del Feng Shui y de cómo intervienen en el tanto los elementos como la energía. Un tema muy importante que nos habla de las energías es el Yin y el Yang, por eso hoy quiero platicarles y compartirles algo de lo que yo he aprendido al respecto.

El equilibrio y la simetría son principios fundamentales de un buen Feng Shui y el Yin Yang se trata de eso, de las energías opuestas que forman un equilibrio perfecto. Es un principio de orden y clasificación del Universo.

Surge en el Taoismo y lo describe como dos fuerzas opuestas y complementarias que se encuentran en todas las cosas, en todos los aspectos de la vida y en la materia; queridos amichis, no se espanten al escuchar hablar del Taoismo, próximamente les explicaré un poco acerca de esta filosofía China.

Los Amichi-nos al observar los fenómenos naturales los clasificaron en categorías opuestas y complementarias como:

Cielo-tierra

Sol-luna

Día-noche

Calor –frío

Hombre-mujer

Arriba-abajo

El Yin es tierra, sombra, oscuridad, es pasivo, por ejemplo: estar dormido, el baño, los templos, los hospitales, actividades de pensamiento ya sea escribiendo, enseñando, investigando. El Yin simboliza lo femenino, la amabilidad y la devoción.

El Yang es el cielo, luz, actividad, es cálido, por ejemplo: la cocina, un escritorio, estadios, discotecas, teatros, oficinas, deportes, negocios. El Yang es creatividad, fuerza y vitalidad, pero también poder y dominación.

Dependen uno del otro, sin nuevo no hay viejo, sin calor no hay frío, el Yin existe dentro del Yang y viceversa, las formas, objetos, materiales, colores, y todo lo que colocas en tu hogar hacen que la energía, el Chi, sea más Yin o sea más Yang.

Me despido y les envió un abrazo lleno de Michi-chi, y tu amichi ¿eres más Yin o más Yang? Espero tus comentarios.