Michis Demoníacos

Los mitos y leyendas que hay sobre los michis son muchas, en su mayoría hablan de sus actos bondadosos; pero en la luz siempre hay oscuridad y en esta ocasión tocará adentrarnos un poquito en la parte malvada de nuestros felinos favoritos.

Nekomata

Una vez más nos adentramos al folklore japonés donde viven sin fin de historias michescas como la del Nekomata, pues los japoneses creen que muchas de las cosas que se encuentran en el mundo terrenal tienen una fuerte conexión con el espiritual.

¡Al michi le creció la cola!

En el siglo XVII cuando el país sufría una fuerte plaga de ratas y dejaron libres a miles de gatitos con la finalidad de que ellos ayudaran a erradicar el problema.

Lo sobrenatural empieza cuando empezaron a ver gatos con cola larga a lo cual, tu dirás que es totalmente normal que un michi tenga cola, pero hay que tomar en cuenta que en ese tiempo el gato más común era el bobtail japonés, caracterizado por su colita muy pequeña como la de un conejo y no esperaban encontrarse con lo que para nosotros es común en un michi, su rabito largo. Es así como los japoneses empezaron a creer que las colas de los gatos crecían y se convertían en Nekomatas, seres sobrenaturales que rondaban las calles.

Ser vengativo

Otra creencia muy popular sobre el origen de estas criaturas es que cuando un michi fue maltratado en vida este renace como Nekomata, un ser capaz de resucitar, controlar a los muertos, caminar en dos patas y hablar como humano. Esto causó tanto terror en aquel entonces ya que se decía que contaban con un gran apetito y su comida favorita eran los humanos; la única forma de alejar a estos demonios de ti era ser amable con toda vida animal, principalmente la michesca.

Existen más historias sobre los Nekomatas y otro tipo de gatos demoníacos. ¿Quieres que te platique más?