Seguramente te has sentido como yo, tal vez perdido, sin sentirte parte de un hogar, vagando por las calles sin tener una meta fija en la vida, así estaba yo, cuando vivía en Michimangapio. Viviendo con miedo, en un caos total, hasta que llegue a mi nuevo hogar y abuelita humana, me ayudo adaptarme desde antes que yo llegará, con ayuda del Feng Shui, así es, tal vez te suene increíble, pero hoy te voy a platicar y despejar varias dudas al respecto.

Vamos a comenzar por el principio, con una breve introducción a lo que es el Feng Shui; este es una antigua técnica China que dice – todo lo que nos rodea afecta nuestra salud y felicidad-, y dirás eso que tiene que ver con ¿tener una vida y hogar armonioso?  

Deben de saber que Feng significa viento, Shui significa agua, entonces al juntarlo podría traducirse como viento y agua, dos elementos vitales para todos los seres vivos de este mundo. Esto quiere decir que el Feng Shui, existe en todos nosotros y no solo en lo que nos rodea, también en nuestro pensamiento y en nuestro comportamiento.

Cuenta la historia, que antes solo la nobleza tenía acceso al Feng Shui, en China se conocía como “aplicaciones de emperadores y reyes”, es decir que solo los poderosos aplicaban las técnicas de finísimas del Feng Shui, e incluso, solo ciertas personas podían acceder a este conocimiento, como eruditos destacados y personas con ciertas características de personalidad que eran valiosas para los maestros y ¿cuáles eran estos requisitos?

  • Agilidad de pensamiento
  • Valores como lealtad, honestidad, bondad, sinceridad y empatía.
  • En general, tener buen corazón e inteligencia.

¿Te suena similar? Así es, el conocimiento del Feng Shui, es como un gato, todos podrían adoptar un michito, estamos al alcance de cualquiera que necesite un compañero peludo, pero hay personas que dicen “no me gustan los gatos”, “me caen mal los gatos” y otras barbaridades.

No cualquiera puede tener a un Dios como mascota, lo mismo es con el Feng Shui, el conocimiento está a tu alcance, listo para que puedas emplearlo en tu hogar, solo falta que quieras informarte acerca de él y emplearlo como parte de tu vida.

Pero retomando, un principio básico del Feng Shui es orden y limpieza, simplificar y organizar, es decir que, por ejemplo, ¿buscas un cambio en tu vida? ¿te embarcaras en un nuevo proyecto? ¿un nuevo peludo llegará a tu hogar? Lo primero que debes de hacer es poner orden, ya sea de manera física con tus pertenencias o de manera emocional, con tus pensamientos, abrir nuestra mente, recuerda, hay una diferencia entre realidad y tu experiencia como Karen o Karencio o michito.

Ejemplificando, cuando yo llegue de Michimangapio, no toleraba que nadie se me acercara, ningún gato macho, mis hermanos me daban mucho miedo y les bufaba, incluso cuando solo se me acercaban a olerme, por que, con base a mi EXPERIENCIA, todos los gatos niños eran malvados. Pero, en MI REALIDAD, poco a poco he abierto mi mente y hoy puedo decirles que, con amor, paciencia y poniendo en orden mi entorno, tolero que mi hermano Rayito se siente a mi lado. Así que, no cierres tu mente, toma en cuenta tu experiencia, pero recuerda que tus vivencias no es la realidad de las cosas.

Dijo Epíteto, filósofo griego: “No son las cosas y los acontecimientos lo que nos hacen sufrir sino las opiniones que tenemos sobre los mismos.” Todo depende del cristal con que se mire.

¿Aún tienes duda? Vamos a iniciar por algo simple para comenzar a incluir el Feng Shui a tu vida: hacer algo diferente para conseguir algo diferente; nuevamente si ponemos ejemplos, Mami Karen dice que muchos Karens y Karencios le han comentado que sus gatitos aman salir a la calle, ellos dicen que no saben que hacer para evitar que se vayan lejos de casa.

Entonces hagamos algo diferente ¿tu michito está bien cuidado? ¿Juegas con él? ¿Le brindas atención? No solo es comprar juguetes y comida, es demostrar tu cariño. Un día intenta jugar con tu michito por al menos 30 minutos, pero que sean efectivos, donde el pueda sacar toda su energía y sienta que eres su fiel amigo, es aquí donde ponemos a prueba el primer ejercicio: hacer algo diferente para conseguir algo diferente.

Ahora poniendo un ejemplo con mi hermano Rayito, el dice que esta muy gordo y pesado, pero que no puede bajar de peso, es aquí donde yo le digo ¿has intentado bajar tu ración de comida? ¿has pensado que si dejaras de robarnos comida a escondidas podrías estar más ligero? Volvemos a lo mismo: hacer algo diferente para conseguir algo diferente. Con que un día hagas algo distinto, esto marcara el inicio para un nuevo comienzo.

Así es amichis, desde China hasta Michimangapio y en cualquier rincón se puede aplicar está técnica milenaria conocida como Feng Shui.

En mi próximo articulo detallare un poco más a profundidad de las herramientas utilizadas por el Feng Shui:

  • Ubicación
  • Distribución de los espacios (de tu hogar, oficina, habitación, etc.)
  • Formas
  • Materiales
  • Colores
  • Símbolos